Los colores corporativos están llenos de mensaje. Por Laura Sangrà Herrero

COMPARTIR

Todas las grandes marcas se parapetan en un color para crear una percepción determinada hacia su producto. La aerolínea Vueling usa el amarillo porque da optimismo y llama la atención sin ser agresivo, ideal para encontrarlo en medio del magma de carteles de un aeropuerto. El logo verde de la cadena de cafeterías Starbucks transmite salud y frescura y también, por su tono oscuro, prestigio. El rojo de Coca-Cola es la vitalidad, y el naranja del banco ING Direct, al ser claro, tiene una visibilidad muy alta, atrae las inversiones y da jovialidad.

Colores corporativos

Las pullas por conseguir un color único para su marca ha llevado a los directivos de Deutsche Telekom, propietarios de la telefónica T-Mobile, a amenazar a otra, Engadget, para que dejaran de usar el color magenta, que supuestamente tendrían registrado como propio. Quien seguro que no llegará a la gresca con ninguna otra marca es la joyería Tiffany, la casa de Nueva York es propietaria del tono Pantone 1837 (fecha de la fundación de la joyería), y para crearlo se inspiraron en los huevos que ponen los petirrojos.

Autor

Clicadas


¡Déjanos tu opinión!

¡Déjanos tu opinión!

mensaje

nombre *

email *