COMPARTIR

Uno de los temas que en ocasiones obviamos y que debemos darle importancia a la hora de poner en funcionamiento un sitio web es la normativa existente. El cumplimiento legal y normativo es un imperativo legal y su infracción conlleva sanciones. La información que ofrecemos a continuación es meramente orientativa, la empresa o particular dueño de la web debe asesorarse  para cumplir con la legislación vigente.

Las leyes principales desde el punto de vista de gestión y protección de la información son:

  • Ley Orgánica de Protección de Datos, o LOPD. Esta ley vela por la seguridad de los datos personales que gestionamos y obliga a notificar a la Agencia Española de Protección de Datos el tipo de datos que tratamos. También se deben implementar medidas de seguridad según la sensibilidad de estos datos y documentarlos en un “documento de seguridad”.

  • Ley de Servicios de la Información y de Comercio Electrónico, o LSSI. Afecta a las actividades realizadas por internet u otros medios telemáticos que tengan un fin económico. ¿Qué se considera un fin económico? Cuando el responsable del portal recibe ingresos, ya sean directos (por prestar un servicio o vender un producto) o indirectos (por la publicidad mostrada en el sitio).

  • Ley de Propiedad Intelectual, o LPI. Regula en qué términos se pueden o no utilizar los contenidos de las web según el criterio del autor.

 

La web deberá contener al menos la siguiente información:

  • Aviso legal:

    • Denominación social
    • Código de Identificación Fiscal (CIF) o Número de Identificación fiscal (NIF)
    • Domicilio y dirección de correo electrónico
    • Los datos de inscripción del registro mercantil si fuese el caso
  •  

  • Normativa de uso:

    • Contenido del portal web
    • Finalidad del sitio
  •  

  • Propiedad intelectual:

    Debe incluir la licencia del contenido y la información de derechos de autor de la información contenida.

  •  

  • Política de privacidad

    Debe ser clara y comprensible y estar accesible en la página web. Debemos informar acerca de:

    • La existencia de un fichero o tratamiento de datos de carácter personal
    • La finalidad de la recogida de estos datos
    • La identidad y dirección del responsable del tratamiento
    • Si existe alguna cesión de datos para lo que es necesario tener el consentimiento del usuario
    • La forma en la que se pueden ejercer los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición
  •  

  • Política de cookies

    En el caso de incluir cookies analíticas, publicitarias o de seguimiento, es necesario incluir la siguiente información:

    • Qué son las cookies
    • Para qué se utilizan en la página web
    • Quién las instala y gestiona
    • Cómo pueden ser rechazadas por el usuario, indicando algunos pasos explicativos para que el visitante sepa rechazarlas en el navegador que utilice
  •  

  • Otras informaciones a tener en cuenta

    Debemos indicar el precio de los productos o servicios incluyendo los impuestos y gastos de envío si los hubiese, aunque no necesariamente en el aviso legal.

    Si realizamos contratos on-line, también hay que informar, antes del proceso de contratación, de:

    • Trámites a seguir para contratar online
    • Si el documento electrónico del contrato se va a archivar y de si será accesible
    • Medios técnicos para identificar y corregir errores en los datos
    • Idiomas en los que podrá formalizarse el contrato